Traducción Israelita Restaurada de Yahvéh (TIRY)

Puede descargar varios volumenes de esta traducción de la Biblia en:

http://betzalel.jimdo.com/biblia-tiry/

Comenzó el proceso de revisión en 2010

Una Traducción Contextual con notas marginales y Texto hebreo con cantelaciones de la BHS, además varios Anexos y Lectura Biblica Anual.

 

La 1ª Edición en PDF  le permitirá imprimir la parte que usted quiera utilizar, dado su gran apartado de anexos.

HISTORIA DE LA BIBLIA TIRY

PRELIMINAR

 

   Reconocemos nuestra deuda a todas las traducciones de Las Sagradas Escrituras usadas para nuestra consulta a fin de llegar a la verdad de la Palabra del Eterno que hoy gozamos. No desaprobamos ni desaconsejamos ninguna de las versiones utilizadas de la Biblia, sino que nosotros mismos seguimos haciendo buen uso de ellas en nuestros estudios. Sin embargo, durante todo el tiempo que hemos utilizado estas versiones, incluyendo las más recientes denominadas por algunos “kadosh” o “restauradas”, las hemos halado defectibles. En detalles de gran importancia, hemos observado que son inconsistentes y están infectadas por los pensamientos doctrinales de sus traductores, de ahí la falta de armonía interna con las revelaciones sagradas que IHVH ha-Elohím ha restaurado a su pueblo Israel que busca volver a las “sendas antiguas”.  Esto ha sido verídico en especial con la porción de las Escrituras denominada comúnmente “Nuevo Testamento” y que nosotros preferimos denominar “Escrituras nazarenas”. Reconocemos que estos escritos deben ser corregidos, con mucho cuidado y atención, acercándolos lo más posible a su originalidad partiendo del testimonio que encontramos en el Tanakh o “Escrituras hebreo-arameas pre-nazarenas”, con el fin de iluminar pasajes y textos que dan la interpretación correcta y no al revés, como algunos traductores se empeñan en hacernos creer.

 

   Se ha notado la necesidad de emplear en la traducción TIRY vocablos conocidos y actuales sin sacrificar con ello el sabor hebreo y oriental de algunas expresiones idiomáticas que necesitan ser traducidas lo más literal posible a fin de no emborronar el sentido de la verdad revelada ni la poesía hebrea.

 

  Es vital el uso de revisiones en el texto debido a que con el paso del tiempo algunas expresiones quedan en desuso en nuestro lenguaje español. Aun en Biblias relativamente recientes podemos encontrar expresiones lingüisticas arcaicas o en deshuso popular, por lo cual apreciamos toda la ayuda posible para tener un texto límpio y útil para el público en general sin tener que recurrir al diccionario repetidas veces. Un ejemplo muy claro lo tenemos en 2ª Corintios 1:11 donde algunas traducciones usan para el verbo griego συνυπουργουντων -que literalmente sería "obrando debajo juntamente"- la expresión española hoy en deshuso de "pueden coadyuvar". Nosotros preferimos en la TIRY la utilización que nos da el mismo diccionario Strong en español que es "cooperar", un verbo mucho más utilizado por la gente en general que el anterior.

 

  Presentamos con la mayor fidelidad posible el sentido de los escritos originales, por medio de una traducción entendible para el público actual como lo fueron los escritos originales de los talmidím (discípulos) de Yahoshúa para los lectores humildes y modestos de su tiempo.

 

  Deseamos de todo corazón que esta nueva traducción denominada: “Traducción Israelita Restaurada de YHVH” (TIRY) promueva el entendimiento más pleno de la Palabra del Todopoderoso y sirva para la expansión de las actividades educativas del Reino  del Mashiaj en todo el mundo de habla hispana.

 

ALGUNAS DE LAS CARACTERÍSTICAS MÁS IMPORTANTES DE LA TIRY:

 

El Nombre Divino:

   

    Hemos puesto especial atención en la restitución a su debido lugar del Nombre Divino denominado por el traductor latino Jerónimo el “Tetragrámaton” (YHVH o IHVH). Allí donde las pruebas documentales lo demuestran, no seguimos la forma “popular” que ha hecho la cristiandad en sus Biblias al transliterarlo en español, desde el siglo XII de nuestra era, como “Jehová”, sino que dejamos el Nombre propio con sus cuatro letras transliteradas del hebreo como “IHVH” en la edición 3ª del Génesis o Libro del Principio y usamos en el texto la transliteracion al español IAHVEH (pronunciada IAVE) En la segunda edición solo dejamos IHVH. introducimos al pie de página notas explicativas sobre su verdadera pronunciación, como la que ofrecemos en Génesis 2:4 por vez primera en la edición del Séfer Bereshít.

 

   Como muchos de los lectores ya sabrán, la pronunciación verdadera del Nombre Divino (en español YAHVÉ o IAHVÉ), es en realidad un verbo causativo cuyo significado más exacto, derivador del verbo hebreo “havah”, sería: “El Causa que llegue a Ser”. Hemos entendido que este significado, encierra la verdad de que es Aquel que llega a cumplir las promesas a favor de su Pueblo Israel usando incluso su propia creación física o espiritual. Creemos que sería deshonesto e irrespetuoso, ocultar o suprimir el nombre personal del Altísimo por lo que lo restituimos a su forma original transliterada en sus cuatro letras sagradas IHVH o YHVH.

 

Restitución del Nombre a su debido lugar:

   

    Allí donde las Escrituras nazarenas nos dan indicación de que los copistas quitaron el Nombre Divino sustituyéndolo por KÚRIOS o por THEOS, lo hemos restituido a su debido lugar. En esto ponemos nuestra máxima cautela, ya que no creemos que se deba sustituir en “todo el texto maestro”. Es cierto que algunas versiones mesiánicas lo hacen así, pero preferimos  primeramente examinar las fuentes, entre ellas traducciones que se han hecho de porciones de las Escrituras nazarenas del griego al hebreo, donde las citas directas del Tanakh y otros lugares, el contexto de los versículos lo exigen.     

 

  Siempre procuramos en esta traducción TIRY no extralimitarnos de los límites del traductor al campo de la exégesis.

 

   Entre las fuentes de que nos hemos valido, cabe destacar el Evangelio de Mateo de Dutillett, la porción hebrea de Mateo de Shem Tov, la Peshitta aramea, además de los textos del Mateo judio de los Nazarenos o los textos hebreos de Giovanni Battista Jona, entre otros.

 

   Hemos empleado el texto crítico masorético de Ginsburg para restituir el texto a la lectura original que existía antes que los escribas (soferím) hiciesen por lo menos veintisiete alteraciones que consideraban que eran irreverentes. Asi, por ejemplo: en la lectura de Malaquías 1:12 los escribas no solo alteraron el nombre IHVH sustituyéndolo por Adonái, sino que también quitaron el pronombre “me” que era de lectura original cambiándolo por “le” o “lo”. Estos escribas cambiaron en por lo menos ciento cuarenta y un lugares del Tanakh el Nombre YHVH sustituyéndolo por Adonai o también por Elohím por lo que en aras de la verdad y la santidad de dicho Nombre, nosotros en la TIRY hemos restituido el texto a su lectura original después de emplear el texto maestro de Kittel de la Biblia Hebraica Stuttgartensia. Hemos usado, además, de las anotaciones de Ginsburg sobre estas alteraciones, el texto del Códice de LENINGRADO del 916 d. M. donde se registran dos alteraciones hechas por los escribas en Malaquías 1:12 y 3:9.

 

   Algunas traducciones modernas se basan solo en listas oficiales sobre estos cambios mencionados de los escribas, sin embargo, la restitución de la lectura original en la TIRY se basa no solo en estas listas sino también en la investigación propia y en los últimos hallazgos de manuscritos del Mar Muerto que dan más alteraciones de las que en principio se creía. Así, basándonos en dichos estudios, añadimos al listado oficial de alteraciones, 16 enmiendas más, hasta ahora, en el texto y que no han sido registradas en las notas masoréticas, entre ellas el texto de YHVH Elohím del Salmo 138:1 descubierto en Qumran (Q) y textos como: Jueces 19:18; 1 Sam 2:25; 1 Sam 6:3; 1 Sam 10:26; 1 Sam 23:14, 16; Salmo 68:1; Salmo 68:7, etc.

 

    Además restituimos el Nombre sagrado de YHVH*que fue sustituido por “Elohím” en la 2ª colección de los Salmos (42-83). También incluimos el nombre sagrado en el SALMO 151 de los Manuscritos de Qumran. 

Títulos para YHVH:

 

   Otra de las características notables de la TIRY, es que cuando aparecen títulos divinos no los transliteramos al español, sino que los dejamos para ser pronunciados en hebreo, así por ejemplo: ha-Elohím, ha-Él, ha-Adón, Elyóhn, Attiqyohmím, Qanná, Bohré, Él, Elohím, Saddai, Guibor, los constructos de Elohé y Eloháh simplemente lo vertemos como Elohím pero nunca por la voz derivada del griego "Dios".

 

 

Literalidad y gramática:

 

   Otra de las características de la TIRY es su literalidad, lo que hace que no pierda el atractivo del hebreo. Algunas palabras son difíciles de traducir como “nefesh” se han vertido  según el contexto por "ser vivo, ser respirador etc". “neshamah” (fuerza de vida), “rúaj” (viento, soplo o aliento, espíritu, ánimo, disposición, inspiración) o  “rúaj ha'kodesh” (espíritu de santidad.) Ponemos una nota de su significado al pie de página  en el primer capítulo del Bereshit o Génesis.

Respetamos los verbos de acción contínua o progresiva como por ejemplo: en Génesis 2:2.

 

   A diferencia de casi la mayor parte de las traducciones donde no se han parado a matizar distintos vocablos hebreos para una sola denominación pero indicativos de características determinadas que califican a la palabra que se emplea, nosotros en la TIRI si tratamos de hacer una distinción calificativa, por eso, encontramos, por ejemplo, para la palabra “niño” distintos matices que incluimos en la traducción. Para la palabra hebrea “jonek” en Isaías 65:20 hemos traducido por “bebé que es amamantado”. También tenemos el ejemplo del uso que se da a “niño” en la palabra hebrea “jeled” que aparece en el caso del bebé Mosheh en Shemot o Éxodo 2:3, donde traducimos por “recién nacido”. De igual manera destacamos “jalde” cuando traducimos por “bebé de paganos” en Isaías 9:6. Otros usos distintivos para la palabra que normalmente en otras traducciones se vierte “niño”, es el caso de “Oled” que traducimos por “niño que reclama pan”, o en el caso de el uso del hebreo “Gamul” que sería un “niño destetado” ( a partir de 2 años), o bien “Taf”, que sería un “niño destetado” (de 4 o 5 años). “Elem” lo traducimos por “niño de firmeza o de voluntad” y la palabra hebrea “naar” y también “bachar” por un niño pero ya “adolescente”. Sin duda alguna estos matices dan más sabor al hebreo original en su traducción y aunque requiere más trabajo de investigación vale la pena disponer de una traducción más exacta en el sentido literal al español.

 

Armonía doctrinal:

 

   Otra de las características de la TIRY es que el texto de los pasajes de Tanaj y de las Escrituras Nazarenas griegas armoniza a perfección con la doctrina de la Torah sin alterar su literalidad por ser vertida del hebreo al español y ser esta última lengua rica en matices, podemos con más fiabilidad hacer buen uso de sinónimos de las muchas expresiones que podrían ser contradictorias para el lector. Pongamos por ejemplo: el texto de Nehemías 8:10 que en la Biblia Serafín de Ausejo o en la Biblia de Jerusalén de 1967 traduce como “coman manjares grasos” y la Traducción del Nuevo Mundo dice: “coman las cosas grasas”; esto pudiera confundir al lector conocedor del mandato dado a Israel de no comer la sangre y la grasa en Levítico 3:16 y 17. No obstante, a la hora de traducir al español, comprendemos que Levítico 3:17 donde aplica a grasa animal y humana la palabra hebrea usada para grasa es “jélev”, mientras que en el texto aludido de Nehemías se emplea el plural “Mashmaním”, palabra derivada del verbo hebreo “shamén” que significa estar grueso en sentido de prosperidad o bienestar. Al investigar más a fondo en el derivado más común de este verbo, que es el sustantivo “shémen”, que podemos encontrar en Isaías 25:6 donde aparece en la expresión “platos con mucho aceite” dando a entender la prosperidad y bienestar simbolizados en el aceite de oliva, producto nacional de Israel por excelencia (Deu. 8:8; Lev. 24:2). Por lo tanto, cuando en el texto de Nehemías se emplea “manjares grasos” nosotros en la TIRY hemos traducido por: “comidas aceitosas”.

 

El Canon bíblico:

 

   No seguimos el orden actual de libros bíblicos que aparece por lo general en casi todas las Biblias, ya que hemos comprendido que a lo largo del tiempo este canon ha variado considerablemente mediante concilios y otro tipo de consejos eclesiásticos. Por ello, preferimos usar nuestro propio canon basado en el antiguo canon hebreo y nazareno existente al menos durante la época en que el escritor y enviado Mattiyah (Mateo) escribió su primer registro hebreo de la vida y ministerio de Ieshúa de Netzrat aproximadamente en el año 40 de nuestra era. Este canon cuidadoso no se basa en especulaciones arbitrarias, sino en fundamentos sólidos y comprobados con el mismo contexto de los propios libros sagrados o “Kitbei Hakodesh”. Así por ejemplo, cuando ponemos el libro de Jeremías antes del de Isaías en nuestro canon hebreo, lo hacemos comprendiendo que el escritor judío Matityahu o Mattiyah (Mateo) fue inspirado por Elohím a poner en su escrito  (véase Mateo 27:9) que las palabras que hoy están registradas en Zacarías 11:12 y 13 correspondían en sus días al rollo de los Neviím (Profetas) que comenzaba precisamente por el primer libro de Yirmyahu (Jeremías). El apóstol o enviado y sus posteriores copias no contienen ningún error en esta parte sino más bien contienen una fuente interna que nos hace modificar el canon hebreo y trasladar en primer lugar el libro de Jeremías al primero de los Profetas.

 

Otro de los cambios efectuados en el canon de las Escrituras y que es singular hasta la fecha presente, es el tomado a partir del papiro Chester Beatty nº 2 (P46) donde la carta a los Hebreos está puesta después de Romanos. Hemos utilizado este papiro por ser de carca del año 200 de nuestra era aunque el más antiguo de los cánones sea el Fragmento de Muratori del 170 de nuestra era pero no contiene ni el texto a los hebreos ni la carta de Yaacov a las doce tribus en la dispersión. Si hay nuevos descubrimientos en este campo, iríamos incluyendo un nuevo canon bíblico a nuestra traducción TIRY.

 

Por otra parte incluimos en nuestro listado la 3ª epístola de Pablo a los Corintios (Papiro Bodmer X) Se trata de una carta paulina muy corta pero significativa para aquellos tiempos y estos mismos.

 

¿Quién es el autor de la Biblia TIRY?

 

La tarea de traducir en lenguaje español a partir de las llamadas “lenguas originales”. no solo es árdua sino que al mismo tiempo es una labor muy satisfacciente y que conlleva un altísimo grado de responsabilidad pues significa verter los pensamientos y las leyes del Saddai, El Ser Supremo del Universo de tal modo que no se pierda el sabor rico del idioma original y se logre transmitir con absoluta fidelidad y mayor exactitud posible.

 

Reconocemos que el Autor de Los Kitbei Hakodesh o Santas Escrituras es el Elohim Todopoderoso  YHVH, y por eso, queremos dar todo el  mérito en el nombre de la TIRY a quien realmente merece todo el honor por dar la rúaj necesaria para tan gloriosa tarea.

 

 

¿Es la TIRY una traducción de los originales?

No se puede decir este término acuñado porque en realidad no existen ningún documento original escrito de puño y letra de su escritor; todos ellos son copias de copias de tales obras iniciales. Una cosa es traducir un escrito original, y otra cosa es traducir un escrito hecho en las lenguas hebreo y griego, a lo cual, cuando se trata de los manuscritos bíblicos popularmentre se les llama “lenguas originales”.

 

Hasta la fecha, sabemos que los manuscritos hechos directamente por los autores inspirados no existen, y no sabemos cuándo desaparecieron. Es comprensible que se hayan perdido debido al extremado uso, constante manipulado o debido al endeble material usado, la poca calidad de la tinta, las inclemencias del tiempo, y otros factores más implicados, fueron la causa de que los manuscritos hechos por los apóstoles de Yahoshúa y discipulos, se extinguieran. Por consiguiente, lo que hoy se conoce con el término “escitos originales”, en realidad no lo son sino que son copias de aquellos o de copias de copias que fueron hechas a lo largo de los siglos.

 

Notabilísimo fue el trabajo de Rudolf Kittel, quien elaboró un maravilloso texto base de los libros del TANAKH (mal llamado Antiguo Testamento) tomando como base el Manuscrito de Leningrado, del Antiguo Testamento. Se supone que ese manuscrito fue hecho en 1,008 o 1,009 después de Yahoshúa. El trabajo de Kittel en la actualidad recibe el nombre de “Biblia Hebraica de Kittel”. Su obra es tenida como la obra por excelencia. Kittel murió en 1929, año en que apareció la tercera edición de su obra.

 

Posteriormente, la Biblia Hebraica de Kittel fue la base para un trabajo más extenso realizado en la década de los años sesenta por un grupo de eruditos, esa obra recibió el nombre de “Biblia Hebraica Stuttgartensia (con siglas BHS).Todo erudito del Tanaj la tiene como la Biblia hebraica por excelencia.

¿Cúal es la base de la TIRY?

Hemos usado especialmente la edición de la  Biblia Hebraica Stuttgartensia de K.Elliger y W.Rudolf, de 1977. Suministrando los textos base maestros que se usaron para realizar la traducción de la Torah y el resto de libros que forman el Tanakh de la sección hebrea.

 

Se usaron los textos hebreos, como el Códice de Aleppo y sus masoras y el conocido Códice de Leningrado B-19ª, los Tárgumes arameos, el Códice Sinaítico, El Códice Alejandrino, el Códice Vaticano 1209, los Rollos del Mar Muerto, y de manera muy especial el Gran Rollo de Isaías (1QIsa a). Se comparó además,  La Versión de los LXX, la Pessitta siríaca, y el Texto hebreo de Ginsburg para gran parte del Tanakh.incluidas las primeras ediciones masoréticas de Rudof Kittel de 1905 y 1906.

 

 

Para el texto base en griego de los Escritos Nazarenos hemos utilizado el ya reconocido Testus Receptus o Texto mayoritario Bizantino de 1550 pero también consultamos los de Westcott y Fenton Hort 1881, Nestle Aland, el Aland-Metzger (utilizado ampliamente para la versión en lengua gallega del NT), y el texto griego de Tischendorf para Revelación o Apocalipsis, cotejando ademas, otros textos arameos y los manuscritos del siglo II, III, IV y V.

 

Consultamos otras versiones modernas confiables como son La Biblia hebrea de Ferrara, La Nueva Biblia de Jerusalén, o la Versión Straubinger, sin olvidar las notas referenciales importantes de las mejores traducciones literales disponibles hasta la fecha.

 

Para el texto de Hitgalut o Apocalipsis hemos utilizado la versión de Tischendorf como texto maestro pero consultando y utilizando el N.T. Hebreo de FRANZ DIELITZSCH Ed. 1901

 

Allí donde aparecen discrepancias notorias con el texto preparado, nos atenemos a traducir con las lentes hebreas del contexto y de los manuscritos más antiguos. Un ejemplo, lo tenemos en lo relacionado con algunas traducciones que supuestamente deberían ser “kadosh”, sin embargo el texto puede pulirse mejor acudiendo a las fuentes más antiguas y dejando a un lado otros manuscritos porque ellos se adaptan más a las doctrinas del pensamiento trinitario romanista, por ejemplo, vemos como se traduce en algunas versiones el texto de 1 Corintios 10:9:

 

(RV 1909) Ni tentemos á Cristo, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.

 

(Brit Xadasha 1999) Ni tentemos a Mashíax, como también algunos de ellos [lo] tentaron, y perecieron por las serpientes.

 

(Diego Ascunze) Y no pongamos al Mashíaj a prueba, como algunos hicieron, y fueron destruidos por las serpientes.

 

(NT "Peshitta") ni provoquemos al Cristo, tal como algunos lo provocaron, y perecieron por las serpientes;

 

(SRV2004) Ni tentemos a Cristo, como también algunos de ellos intentaron, y perecieron por las serpientes.

 

Sin embargo, veamos ahora otras versiones que se ajustan más a las fuentes antiguas del Códice Sinaítico y el Códice Vaticano 1209 del siglo IV y traducen con más exactitud el texto, transmitiendo un pensamiento totalmente de acuerdo con el carácter hebreo que Rav Shaul nos quiere indicar:

 

(VIN) Ni tentemos a YHWH, como algunos de ellos lo tentaron y perecieron por las serpientes.

 

(BAD) Tampoco pongamos a prueba al Señor, como lo hicieron algunos y murieron víctimas de las serpientes.

 

(NBLH) Ni provoquemos al Señor, como algunos de ellos Lo provocaron, y fueron destruidos por las serpientes.

 

(BJ) Ni tentemos al Señor como algunos de ellos le tentaron y perecieron víctimas de las serpientes.

 

(NC*) Ni tentemos al Señor, como algunos de ellos le tentaron y perecieron por las serpientes

En el presente pasaje tanto el manuscrito Vaticano como el Sinaítico dicen ton Kúrion (al Señor, o sea a IHVH). Otros manuscritos posteriores al siglo IV son los que dicen ton Khristón (al Ungido).

 

No obstante, ¿cuál lectura es más correcta de acuerdo al contexto general? Obviamente es más correcta sería la lectura ton Kúrion porque la referencia clara en cuanto a tentar o poner a prueba al Creador es una cita de Devarím 6:16, donde dice: "No pongan a prueba a YHVH su Elohim como lo hicieron en Masah". (Y se mencionan frases parecidas en Exodo 17:2 que dice: "¿Por qué ponen a prueba a YHVH?”; y en 17:7 que dice: “porque los yisraelitas se quejaron y porque pusieron a prueba a YHVH".

Hemos aceptado como Léxicos de autoridades de la lengua hebrea tales como: James Strong, L. Koehler y W. Baumgartner, Unger & White, De Vine o William Barclay y agradecemos la ayuda inestimable de colaboradores en hebreo bíblico tales como el profesor David Lara de Jerusalén y W. Chaves Vargas de Lima-Perú.

 

En resumen, cuando hoy decimos que determinada Versión o Traducción de la Biblia está hecha conforme a las lenguas originales, no se dice que está apegada directamente a los manuscritos que escribieron Moisés, Samuel, David, Salomón, los Profetas, etc. hicieron, sino a las copias de copias de más copias que de esos manuscritos existen en lengua hebrea y aramea. Lo mismo sucede con el comúnmente mal llamado Nuevo Testamento y que nosotros denominamos "Escrituras Nazarenas" o “Kitbé Talmidím Rishoním” (Escritos de los Primeros Discípulos). Lo que hoy tenemos como originales son en verdad copias de copias de más copias que parten desde el siglo II y llegan al siglo XII E.C. Siendo extensa la cantidad de fragmentos de las Escrituras en griego del Brit Hadashá.

 

Traducir de las lenguas originales a las lenguas actuales es tarea muy complicada, y reconocemos con humildad que no es nada fácil el trabajo. En muchas ocasiones tenemos que pedir consejo a varios expertos lingüistas para traducir ciertas expresiones hebreas que no existen al español y consultado los mejores diccionarios y léxicos. En medio de grandes dificultades, algunas expresiones idomáticas las hemos tenido que dejar sin traducir aunque indicamos siempre una nota al pie de página.

 

Muchas veces las ideas plasmadas por los escritores originales resultan carentes de sentido cuando son vertidas a otra lengua, como es el caso del idioma español, pero siempre hemos tratado de ajustarnos lo más literalmente posible sin perder el sentido de lo que el escritor quiso darnos a entender y de esta manera acercarnos lo más posible a la idea original. Hemos hecho investigación sobre vocablos hebreos complicados en sus raíces y con todo, comprobamos que no basta con sólo aclarar el significado de cada vocablo raíz. Todos los términos pueden adquirir diferentes matices de significado según el contexto en que se usen. Por esta razón, tenemos que estudiar los varios casos de un mismo vocablo según aparece en la Biblia para poder llegar a una comprensión precisa de lo que quiere decir y hemos dado buen uso a diversas concordancias y léxicos exhaustivos de palabras

 

 

¿Qué diferencia existe entre Versión y Traducción?

El doctor Plutarco Bonilla quien fue por muchos años consultor de traducciones de las Sociedades Bíblicas Unidas contestó a esta pregunta indicando que muchas veces estos dos términos se confunden pero indicó que “en la práctica, no se hace mucha distinción entre versión y traducción”. Tomando como punto de referencia nuestro idioma español podríamos hablar, tanto de una traducción o una versión de la Biblia al castellano (o español) cuando el texto bíblico ha sido trasladado de la lengua original (hebreo, arameo y griego) a nuestra lengua.

 

De acuerdo con lo dicho, si consideramos por ejemplo, la Biblia del oso de1569 es una traducción. Como se sabe, esa fue la “Versión de Reina” original. El trabajo de Valera (la llamada Biblia del Cántaro, 1602) es una revisión de una traducción. Esa fue la primera Reina-Valera. Por tanto, desde el texto de Valera que acabamos de mencionar en adelante, e incluyendo las Reina-Valera de 1909 y 1960, la llamada Versión Reina-Valera no pretende ser otra cosa que la revisión de una traducción. Todas las ediciones de la Reina-Valera que se han hecho suelen indicarlo más o menos así: «Antigua Versión de Casiodoro de Reina…”

Que una versión puede ser traducción de otros idiomas que no sean los originales de la Biblia es evidente, pues hablamos de la “Versión de Petisco y Torres Amat” (hecha del latín). También se manifiesta en el hecho de que hay una traducción de la Septuaginta al castellano.

Lo que siempre es preferible, por supuesto, es una traducción que tenga como base las llamadas “lenguas bíblicas”. (Dicho sea de paso, debería evitarse la expresión “lenguas sagradas” ya es bien conocido que Elohím no habló en griego ni en arameo a Moshé.) Hasta donde tenemos conocimiento, prácticamente todas las traducciones de la Biblia que se hacen en la actualidad se basan en los idiomas originales en que fue escrita. (Recordemos, no obstante, que el texto de la Septuaginta -en griego- es, para las Iglesias Ortodoxas, el texto base de las traducciones que los cristianos llaman comúnmente: "Antiguo Testamento".)

Aunque consultamos la Versión de los LXX en griego no usamos la base griega para esta Traducción sino que usamos los textos hebreos y arameos disponibles, de ahí que preferimos usar en la TIRY la expresión “Traducción”en vez de “Versión”, sin embargo, honestamente hay que indicar que prácticamente hay poca diferencia, si acaso alguna, ya que hoy se considera a las traducciones con el término técnico de “versiones”.

Como ya indicamos, nosotros llamamos al Antiguo Testamento el TANAKH o también la MIKRAH  que significa "lectura" o "lo que es leído". El nombre TANAKH está sacado del acrónimo de sus tres letras iniciales hebreas de cada una de las tres partes que lo componen, a saber:

  1. La Torá (תּוֹרָה), «instrucción»

  2. Los Nevi'im (נְבִיאִים) o «Profetas»

  3. Los Ketuvim (כְּתוּבִים) o «Escritos»

La letra inicial kaf de כְּתוּבִים (Ketuvim) (se escribe de derecha a izquierda) es letra final en el acrónimo ךְ" נַ תַּ (Tanakh), y por ser última letra toma la forma de kaf final ( ךְ ) y se pronuncia suave, como J, no como K, por eso es Tanaj en su pronunciación transliterada".

Queremos indicar que no seguimos el orden establecido comúnmente adoptado en los índices de las Biblias actuales de la Cristiandad sino más bien, el Canon Hebreo y el Antiguo Canon Nazareno usando los nombres transliterados del hebreo.

Consideramos además, que las Cartas o Epístolas de Shaúl o Pablo han de ponerse al final y antes del Apocalipsis.

Con el fin de ajustarse al Canon que aparece en el Papiro griego Cheaster Beatty nº 2 (P46) que es c. del año 200 E.C., hemos puesto la carta de los Hebreos después de la de Romanos, ya que dicha carta no figura junto con Jacobo en el canon de Muratori que es de fecha más antigua (del 170 E.C.) Si en el futuro apareciese cualquier otro documento de catalogación fidedigno de más antigüedad que el P46 o el Canon de Muratori variando el orden de las cartas de Shaúl, lo haríamos constar en una futura revisión de la TIRY

Incluimos en el listado la 3ª a los Corintios de Pablo (papiro Bodmer X), e incluimos el texto latino y traducción de la Epístola paulina a los Laodicenses que aparece en algunas versiones de la Iuxta Vulgata Jerominiana, es puesta en orden después del libro de Apocalipsis tal y como aparece en la Iuxta Vulgata..

El índice de libros compuesto por 68 queda de la siguiente manera :

CANON DE LOS 68 LIBROS DE LAS ESCRITURAS TIRY

 

ESCRITURAS HEBREO-ARAMEAS

 

TANAKH

 

Tanak o Tanaj es un acrónimo para Torah, Neviim y Ketuvim. El Tanak (mal traducido como Antiguo Testamento) está dividido en tres partes principales como sigue:

Toráh | Instrucción | תורה

Hebreo

Pronunciación

Nombre Común

בראשית

Bereshit

Génesis

שמות

Shemot

Éxodo

ויאקר

Vayiqrá

Levítico

במדבר

Bemidbar

Números

דברים

Devarim

Deuteronomio

 

Neviím | Profetas | נביאים

Hebreo

Pronunciación

Nombre Común

יהושע

Yehoshúa

Josué

שפטים

Shoftim

Jueces

שמואל א

Sh'muel alef

1º Samuel

שמואל ב

Sh'muel bet

2º Samuel

מלהים א

Malehim alef

1º Reyes

מלהים ב

Malehim bet

2º Reyes

ירמיהו

Yirmeyahu

Jeremías

ישעיהו 

Yeshayahu 

Isaías

יחזקאל

Yejezqel

Ezequiel

הושע

Hoshea

Oséas

יואל

Yoel

Joel

עמוס

Amos

Amós

עבדיה

Ovadyah

Abdías

יונה

Yonah

Jonás

מיכה

Mikah

Miquéas

נחום

Najum

Nahum

חבקוק

Jabaquq

Habacuc

צפניה

Tzefanyah

Sofonías

חגי

Jagai

Hageo

זכריה

Zejaryah

Zacarías

מלהכי

Malaji

Malaquías

 

Ketuvim | Escritos | כתובים

Hebreo

Pronunciación

Nombre Común

תהלים

Tehilim

Salmos

משלי

Mishlei

Proverbios

איוב

Yob

Job

שיר השירים 

Shir Hashirím

Cantar de los Cantares

רות

Rut

Rut

איחה

Eijah

Lamentaciones

קהלת

Qohelet

Eclesiastés

אסתר

Ester

Ester

דניאל

Daniel

Daniel

עזרה

Ezrah

Esdras

נחמיה

Nejemyah

Nehemías

דבר יהימים א 

Dibrei hayamim alef

1º Crónicas

דבר יהימים ב  

Dibrei hayamim bet

2º Crónicas

 

ESCRITURAS GRECO-LATINAS

 

KETUVÍM NETZARÍM - ESCRITURAS NAZARENAS

 

  Estan compuestas, al igual que el Tanak, de tres partes como siguen:

Besorat Hageulah | Buenas Nuevas de Redención |

 הגאלה בורת 

Hebreo

Pronunciación

Nombre Común

מתתיהו

Matityahu

Mateo

מורדחי

Mordejai

Marcos

יוחנן

Yojanan

Juan

     
לוקס

Lukas

Lucas

השליחים מעי

Maaséh Shlijim

Hechos

 

 

Igerot | Cartas | אגרות

Hebreo

Pronunciación

Nombre Común

     

יעקב

YaaqoV

Jacobo

כיפא א

Kefa alef

1º Pedro

     

כיפא ב 

Kefa bet

2º Pedro

יוחנן א

Yojanan alef

1º Juan

יוחנן ב

Yojanan bet

2º Juan

יוחנן ג

Yojanan gimel

3º Juan

יהודה

Yehudah

Judas

אל הרומיים 

el haRomim

Romanos              

אל העברים 

el Hibrim

Hebreos

 

 

אל הקורנתיים א

אל הקורנתיים ב
אל הקורנתיים  ג

el haQorintim alef

el haQorintim bet

el haQorintim guimel

 

1a  a los Corintios

2a  a los Corintios

3a  a los Corintios

     

אל הגלטיים 

el haGalatim

Gálos

אל האפסיים 

el haEfesim

Efesios

אל הפילפיים 

el haPilipim

Filipenses

אל הקולמים 

el haQolamim

Colosenses

אל התסלוניקים א 

el haTasloniqim alef

1a de Tesalonicenses

אל התסלוניקים ב 

el haTasloniqim bet

2a de Tesalonicenses

אל טימותיוס א 

el haTimotios alef

1a de Timoteo

אל טימותיוס ב 

el haTimotios bet

2a de Timoteo

אל טיטוס 

el Titos

Tito

אל פילימון 

el Pilemon

Filemón

 

Hitgalut | Revelación | התגלות

Hebreo

Pronunciación

Nombre Común

התגלות

Hitgalut

Apocalípsis

 

TEXTO LATINO PAULINO DE LA IUXTA VULGATA JEROMINIANA

Hebreo Pronunciación Nombre Común

אל לודים

 

 

el haLaodicim

Laodicenses

 

4 PRINCIPIOS DE LA TRADUCCIÓN

  • LA TRADUCCIÓN DEBE SER EXACTA, CEÑIDA LO MÁS POSIBLE A LAS IDEAS DEL TEXTO BASE ORIGINAL, SIN FORZAR EL SENTIDO PARA QUE ENCAJE EN UNA DETERMINADA IDEA O POSTURA DOCTRINAL.
  • LA TRADUCCIÓN HA DE SER UNIFORME, EMPLEANDO UN SOLO EQUIVALENTE PARA CADA TÉRMINO PRINCIPAL, PERO ADMITIENDO VARIOS TERMINOS QUE SE PUEDEN UTILIZAR DEPENDIENDO EL CONTEXTO.
  • LA TRADUCCIÓN HA DE SER EN LO POSIBLE LITERAL Y A LA VEZ CONTEXTUAL PERO SIN OBSCURECER EL SENTIDO Y NO CONFUNDIR AL LECTOR CON IDEAS PRECONCEBIDAS.
  • LA TRADUCCIÓN HA DE SER SENCILLA A FIN DE QUE LA GENTE EN GENERAL LA ENTIENDA.

Puede descargar varios volumenes de esta traducción de la Biblia en:

http://betzalel.jimdo.com/biblia-tiry/